Le doy gracias a Dios por la linda oportunidad que me ha dado de ser su ministro para la gloria de su Nombre. No creo que haya una posición más alta que la de ser un ministro de El. La gracia y la misericordia del Señor, hicieron posible que a pesar de estar preso en una cárcel estatal, además de sentirme cansado de entrar y salir de la prisión por problemas de drogas y de violencia, siendo miembro de pandillas y viviendo atado a tantas cosas negativas, tratando de que mi vida fuera diferente y sin tener éxito, sino que por el contrario con odio y rencor por dentro, ya que no lograba ver una salida para mi situación.

 

Sin embargo teniendo unos padres temerosos de Dios y una esposa que nunca dejó de orar itercediendo por mi, Dios visitó mi celda fría. Una vez más me encontraba preso, como consecuencia de una gruerra entre pandillas. Eso fue en 1981, cumplí con mi sentencia en 1987, y en el año 1989 ya estaba pastoreando la Iglesia de Dios Pentecostal M. I. en Jersey City, New Jersey.

 

En el año 2000 llegamos a la ciudad de Tampa con una nueva visión, donde Dios nos ha bendecido en grande, con una linda congregación y un hermoso templo, la Iglesia de Dios Pentecostal M. I. de Church Ave. en Tampa, Florida. Podemos decir que nuestro Dios, es un Dios de oportunidades, a quien no le importa donde tu has estado o lo que hayas hecho, pues para el Señor no hay nada imposíble, Dios quiere llevarte a otro nivel, si quieres.